jueves, 23 de mayo de 2013

Erotica III

  
Como hiedra te fuiste enredando
Y yo como loco
Te empecé a acariciar.

Te veías tan linda
Con tu cuerpo desnudo
Que quise el mío
Con el tuyo juntar.

Tus piernas bien torneadas
Tu figura perfecta
Tus pechos erguidos
Me invitaban a tomar.

De tu licor divino
Bebí lentamente
Llenando por completo
Mis ansias de amar.

Y no conforme
Con haber probado
El néctar de tus pechos
Me empecé a bajar.

Quería llegar
A ese lugar prohibido
Y con tu libido divino
Mi sed de ti quise saciar.

Tu lentamente
Ante mi te fuiste abriendo
Dejando al descubierto
Lo que me hacia soñar

Te veías tan divina
Con tus piernas abiertas
Mostrándome lo que siempre
Quise probar.

Y ahora ya sin prisa
Llegue ahí con mi boca
Y el jugo de tu cuerpo
Me empezó a embriagar.

Fue un día hermoso
Lleno de ternura
Y tu, linda criatura
Siempre de mí serás.
Por ti...Mi morena de fuego.

1 comentario:

  1. Una línea sutil que desciende lento, bebiendo lo que se le ofrece y sintiendo tocar el cielo en la unión de dos cuerpos y dos almas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar