domingo, 12 de mayo de 2013

Silencio.

Silencio.

No hay silencio más hiriente que aquel que enmudece al corazón.
Pero suele ser mejor silenciar las palabras a herir con la voz...

Esa fue la respuesta que la razón le dio a mi Alma, cuando pregunté, ¿Porque callé?...¿Porque permití un adiós?

Fui feliz a tu lado... sin importar cuanto duró...
La felicidad no tiene medidas, se siente...se palpa y se guarda en el corazón.

Cené tu banquete y bebí de tu vino ...
Compartimos la cama y la noche se durmió en nuestros cuerpos...
Nos olvidamos del tiempo... y el tiempo nos olvidó...

¿Qué más pude pedirle a la vida?
Absorbí de tu boca el néctar de tu deseo....
Dejé huellas en tu piel, y tatuaste la mía con besos...

Me rescataste de la soledad en que me encontraba
y me enseñaste que nunca estoy solo si tengo un buen recuerdo que me acompañe...

Y tu me dejaste eso: Buenos recuerdos
¡Tantas noches que invocar, tantos días que recordar!
Tantas horas que archivar en la memoria... ¡Inmunes al olvido!
Y tan lejanas para el resentimiento...

Me dejaste la confianza de creer que todo se termina, pero vuelve a renacer, que el vino se acaba, pero la copa nunca está completamente vacía...
Me enseñaste amor, que te irías, pero que estarías conmigo...

Que si miro atrás, seguramente me tropezare con una piedra,
y que la distancia más grande entre los corazones, es la ausencia de amor.

Junto a ti noté que cuando se ama, no hay amor suficiente...
Siempre se puede dar más, e inconscientemente siempre esperamos, aunque no exijamos,
Que nunca se está más unido que cuando se rozan las pieles, o cuando nos une el pensamiento ... aún cuando vayas con alguien del brazo..

Me diste tanto, que no puedo pedirle más a la vida..

Hoy calla mi alma, pero es un silencio que no puede lastimar mis sentidos...
Estoy a tu lado... aunque a tu lado nunca llegue a estar nuevamente...

¡¡¡Y vivo!!!... escribiendo versos y dibujando tu sonrisa en el brillo de la estrellas, sabiendo que piensas en mi, cuando una canción te traiga mi nombre...
Aún cuando ya casi ni te acuerdes de mi piel... y aún cuando duermas junto a él.

Porque también me enseñaste:
Que cuando un Alma toca a otra, quedan unidas para siempre.


Y seguiré exaltando tu belleza
Con letras de sangre…

No hay comentarios:

Publicar un comentario